Serife Gengiş: “El turismo es una buena oportunidad para que Europa y Turquía se conozcan”

diciembre 9, 2009

A pesar de que ahora se encuentra en Estados Unidos donde imparte clases  en la Universidad de Illinois, Serife Gengiş ha vivido gran parte de su vida en Turquía donde ha formado parte de diversos Departamentos de Sociología como el de la Universidad de Gaziantep. En esta entrevista nos muestra su punto de vista del turismo desde una perspectiva sociológica.

Serife Gengiş. Sociologa // Archivo

Serife Gengiş. Sociologa // Archivo

El turismo cada vez cobra más importancia en Turquía. Este país se ha convertido en los últimos años en uno de los más visitados (inglés) por turistas ingleses y alemanes, algunos de los cuales han establecido allí su hogar influyendo en la cultura y política locales. Esta interacción entre foráneos y  la población turca supone un punto de estudio interesante desde el punto de vista sociológico.

P: Turquía se encuentra entre los diez países más visitados del mundo, ¿en que forma puede afectar a la mentalidad de la población la interacción con personas de otros países? Por otra parte, ¿influye esto también en estructuras superiores como organismos de gobierno?

No estoy segura de cómo los turistas se ven afectados por sus visitas a Turquía. Me puedo imaginar que si van a lugares como Antalya (inglés), serán en su mayoría alojados en hoteles y no van a interactuar demasiado con la población local. No obstante, el turismo de sol y playa en lugares como Antalya (inglés) o Bodrum, que tienen una larga historia dentro de este tipo de turismo, puede cambiar la imagen que los europeos tienen de Turquía en algunos aspectos.

Creo que Turquía es, principalmente, imaginada como un mundo oriental, y como una sociedad islámica y  estas dos  imágenes recuerdan el atraso en la mente de los europeos en este aspecto. Sin embargo, cuando los turistas se encuentran con la vida social y cultural de estas ciudades turísticas, pueden empezar a pensar de manera diferente sobre la cultura local y al menos echar un vistazo a las diferencias sociales y culturales.

Por otra parte, creo que una mayor interacción tiene lugar entre los europeos y la población turca en  ciudades como Alanya (inglés) y Didim (inglés), donde los europeos empezaron a establecerse y pasar una parte importante del año. En estos lugares, vemos los matrimonios entre diferentes culturas y los europeos  participan en la vida social e incluso len a vida política. Una vez que se conviertan en residentes a tiempo parcial, los europeos se interesan en el cambio de la comunidad local y presentan reclamaciones en la vida social y política. Hay muchos ejemplos, los idiomas europeos están integrados en la vida cotidiana en los mercados locales e incluso en los servicios prestados por los municipios. Muchos lugares en las ciudades costeras están informando a sus residentes en otras lenguas distintas del turco, los europeos están publicando  periódicos bilingües, y están involucrados en la política local.

La creciente influencia de los europeos en la cultura local es un tema interesante a seguir. La población turca es socializada en un discurso de homogeneidad cultural, los encuentros entre europeos y turcos locales también puede desencadenar un conflicto en algún nivel. Esto es todavía un fenómeno nuevo en Turquía y los sociologos sólo han comenzado a estudiarlo. Pero sin duda es una cuestión acuciante que el número de visitantes europeos que se están estableciendo en Turquía está aumentando cada día.

P: Económicamente el turismo se está convirtiendo en un punto importante a tener muy en cuenta dentro de la economía del país. Pero es posible que el dinero que proviene de este sector no se reparta equitativamente. ¿Cree que existen lugares del país más desarrollados en esta área que otras? ¿Influye de alguna forma el apoyo de los organismos oficiales de gobierno? ¿Cómo puede afectar esto al desarrollo, tanto económico como social, de las diferentes regiones del país?

Creo que hay dos temas aquí. Por un lado, Turquía no ha sido aún capaz de explotar su patrimonio histórico y cultural, y por consiguiente, el turismo de sol y playa domina el sector. Esto significa que sólo la parte sur y oeste del país ha sido capaz de desarrollar un sector turístico y hacer importantes beneficios económicos de ella. La oriental y la región del Mar Negro han sido capaces de atraer sólo una pequeña parte de los turistas que visitan  Turquía, aunque tienen inmensos recursos para el turismo ecológico, religioso y cultural. Las disparidades en la atracción de turistas definitivamente tienen un impacto en términos de las desigualdades económicas entre estas regiones, a pesar de que no es la única fuente de desigualdad. Las regiones que tienen una historia más larga del turismo están mucho más desarrolladas. Tal vez esto explica también el círculo vicioso. Para ser más atractivo para los turistas, la región necesita de unas infraestructura y recursos humanos que las regiones subdesarrolladas no tienen.

Cuando se trata de cómo los ingresos generados por el turismo se dividen en los países y entre regiones, es difícil de contestar. No tengo conocimiento de ningún estudio realizado sobre este tema. Pero podemos imaginar que las regiones que atraen más turistas recibe más fondos para la inversión. La transformación de muchas ciudades de los lugares turísticos de pequeña escala a los hoteles y centros turísticos gigantes en los últimos diez años es un testimonio de este hecho.

Sin embargo, parece que hay también una mayor conciencia del potencial turístico de la parte oriental y del Norte de Turquía y también del potencial del turismo para el desarrollo local. En los últimos diez años, con la ayuda de la Unión Europea (inglés), muchos lugares están tratando de recuperar su patrimonio histórico y aprovechar el turismo cultural. No sabemos si esto va a conducir a una redistribución más equitativa de los ingresos realizados, pero podemos estar seguros de que tendrán un incremento del turismo social, cultural y económico que conllevaran  efectos en estos lugares.

Trabzon. Norte Turquía // http://cache.virtualtourist.com

Trabzon. Norte Turquía // http://cache.virtualtourist.com

P: El turismo de sol y playa es uno de los más potenciados en Turquía. En cierto modo, puede parecer un tanto curioso en un país de mayoría musulmana (inglés). ¿Cree que la religión puede influir de alguna forma en la forma de entender e interaccionar el turismo, tanto a nivel social como institucional?

Me gustaría responder a esto con una pregunta. ¿Por qué?  Muchos otros destinos de turismo de playa en Europa son países de mayoría cristiana, pero nadie considera que esto sea una cosa extraña. Por supuesto, el hecho de que parecezca extraño, tiene mucho que ver con la imagen y la realidad de lo “musulmán” en el mundo. Aquí me gustaría poner de relieve algo, muchos europeos tienen una comprensión estereotipada del Islam, como si el Islam fuese una religión eterna y sólo existiese una versión del Islam en todo el mundo. Pero ese no es el caso. El Islam tiene que ver con la vida de las personas y cambia con la gente. Usted no puede separar la religión de la vida y el nivel de desarrollo socio-económico de un país. Incluso en un país, existen enormes variaciones en cuanto a cómo vive la gente y cómo experimenta el Islam. Al igual que el cristianismo fue capaz de reformarse y adaptarse a los cambios económicos, culturales y políticos, el Islam tiene el mismo potencial.

Turquía es un buen ejemplo en algunos aspectos. En primer lugar, el hecho de que Turquía tiene un régimen secular hace la diferencia. La gente también está secularizando  su vida diaria en una medida significativa. Se diferencian entre este mundo y el otro mundo, la vida cotidiana y la religión. Esto hace que sea más fácil para las personas a adaptarse a las diferentes formas de vida y de adaptarse al cambio. El turismo también cambia la vida de la población local y son lo suficientemente flexibles para adaptarse a estos cambios.

También tendemos a  pensar que, a veces, este turismo de sol y playa  y sus demandas y objetivos puede reforzar el conservadurismo religioso. Por ejemplo, Konya es un conocido lugar para el turismo religioso en Turquía. Mevlana (video inglés – 7:21) y derviches (video – 5:14) se han convertido en la identidad del lugar y el la ciudad, literalmente, depende de esta identidad para atraer a los turistas. ¿Se puede disminuir la importancia de la religión en esta ciudad a pesar del hecho de que no es el turismo más común? El turismo en Konya depende de esta identidad  como un lugar religioso. ¿Significa esto, sin embargo, que Konya no ha cambiado debido a su interacción con los turistas y por la industria del turismo? ¡Por supuesto que no! Estoy segura de que la vida social, cultural y económica ha cambiado enormemente.

Por último, creo que tendría más sentido  analizar la interacción entre la religión y el turismo como un proceso socio-cultural.  En mi opinión,  sería más importante analizar las diferencias socioculturales entre los lugareños y los turistas que centrarse en la relisión exclusivamente.

Museo de Mevlana // Archivo

Museo de Mevlana // Archivo

P: Un punto interesante sobre este turismo es que demanda diversas cosas que, desde un punto de vista tradicional, no son socialmente muy aceptables, e incluso para algunos sectores de la población reprobables, como puede ser el consumo de alcohol o de cerdo. A pesar de esto, se están cubriendo estos nichos de demanda. Por ejemplo, existen granjas de cerdos dedicadas a abastecer a los hoteles de la costa que se llenan de turistas alemanes e ingleses. ¿Cree que esto puede suponer un choque cultural demasiado brusco para la población? Bajo su punto de vista, ¿cómo son percibidos por la población estos intentos de llegar a todos los mercados? ¿Piensa que de alguna forma la sociedad puede considerar que la aceptación de este tipo de conductas puede significar una traición a los valores morales tradicionales?

Algunas personas tal vez pueden considerar que esta gente que se dedica a abastecer estos nuevos mercados no son turcos o no son musulmantes y entienden que su labor es por lo tanto inaceptable. Pero yo no creo que sea un mercado tan grande y del que  muchas personas sean conscientes. Estos mercados son pequeños y  sólo atienden a un pequeño grupo de personas en  zonas restringidas. No se ve  carne de cerdo  en los mercados comunes en Turquía, por ejemplo. Se limita su producción y comercialización, creo que la gente sólo piensa en él como negocio  en la medida en que se produce y consume por los turistas  extranjeros y no por los musulmanes,  y por lo tanto no perturba el orden general de las cosas. Creo que la gente no siente que sus normas son violadas.

P: Por último ¿cree que el turismo es una buena forma de ayudar a Turquia a acercarse a Europa en su intento de adherirse a la Unión Europea?

No estoy seguro de eso. El turismo es bueno para la relación entre Turquía y Europa en cierta medida porque le da una oportunidad a Turquía para producir una imagen más positiva ante los ojos de los europeos. Esperemos que Turquía sea capaz de conseguirlo. Pero esa imagen positiva no garantizará automáticamente una entrada a la UE. Creo que además de  las diferencias culturales y  religiosas o estereotipos, hay factores económicos y demográficos más significativos que la UE tendrá en cuenta en la decisión de aceptar a Turquía o no. Pero, como he dicho, creo que el turismo es, en cualquier caso, una buena oportunidad para que Europa y Turquía se conozcan de una mejor forma.


Alepo: la ciudad que venció a los cruzados

noviembre 25, 2009

Situada al norte de Siria  es la segunda ciudad con más habitantes del país por detrás de Damasco. Según cuenta la leyenda, su nombre en árabe, Halab, proviene de la época del patriarca Abraham y significa “leche fresca”. Su ciudadela construida en el siglo XIII por Al-Malikal-Zahir Ghazi es una de las máximas atracciones de la ciudad.

Puesta de sol en Alepo // I. Martínez

Puesta de sol en Alepo // I. Martínez

Según diversas fuentes, se documenta población en la ciudad desde al menos el 1800 a.C y ha  formado parte de diferentes imperios: amorita, hitita, asirio y persa.  En el año 333 a.C fue tomada por los griegos, para después pasar a manos romanas (video – 1:57). Los árabes la conquistaron en en año 637 . Bajo el gobierno de Saladino se convirtió en un centro de la lucha contra los cruzados, que la asediaron en dos ocasiones, pero nunca lograron conquistarla. Tras la invasión de los mongoles y el control de la ciudad por parte de los  mamelucos, la ciudad pasó a control del Imperio Otomano (video – 1:59).

Museo Nacional de Alepo // I. Martínez

Entrada del Museo Nacional de Alepo // I. Martínez

Ciudadela de Alepo // Igor Hanke

Ciudadela de Alepo // Igor Hanke

Lo primero que llama la atención de Alepo es su impresionante ciudadela. Esta se encuentra en una colina  y está rodeada por una muralla con siete puertas medievales. Fue reparada tras el saqueo que sufrió en el año 1260 por Houlagon, el hijo menor de Gengis Khan. Su visita es obligatoria para el viajero. La puerta principal por la que se accede a ella es impresionante y abrumadora. Cualquiera que se encuentre delante de ella se siente empequeñecido por momentos. Dentro de la ciudadela la mayor parte de los monumentos se encuentran derruidos, aunque algunos han sido restaurados. También es interesante una visita a la  Gran Mezquita construida durante la época de los Omeyas y famosa por albergar los restos del profeta Zacarías.

Interior de la Ciudadela de Alepo // I. Martínez

Interior de la Ciudadela de Alepo // I. Martínez

Torre de Reloj de Alepo  durante tormenta de arena // I.Martínez

Torre de Reloj de Alepo durante tormenta de arena // Igor Hanke

En Alepo, famosa en la zona por su producción de pistachos y por los jabones naturales que se encuentran en cualquier lugar de la ciudad, merece la pena callejear por el centro histórico y el zoco donde  regateando con los vendedores es fácil conseguir buenos descuentos en productos típicos de la zona. Además, si se tiene tiempo una visita al barrio armenio  es muy recomendable, pues la arquitectura de esta parte de la ciudad es bastante diferente al resto. Por otra parte, la zona centro de la ciudad está marcada por la Torre del Reloj y cerca de ella es muy sencillo encontrar hoteles a buen precio.

Consideraciones para el viajero:

  • No hay vuelos directos desde Madrid a Alepo, por lo que normalmente se accede desde Damasco o las ciudades fronterizas de Turquía. Una opción interesante si se viaja desde la capital siria es el tren. Los hay a diversas horas y el billete es muy económico. Además, la calidad de los vagones es muy aceptable.


El turismo aumenta en Turquía en 2009

noviembre 18, 2009

Ni la crisis económica ni la pandemia de Gripe A han afectado a la llegada de viajeros a Turquía. Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), la afluencia de turistas hacia este país vio un incremento del 1,47% durante los primeros meses del 2009 con respecto a años anteriores.

Puesta de sol en el Bósforo

Puesta de sol en el Bósforo // I.Martínez

Durante la pasada World Travel Market (inglés), que se celebró en Londres y reunio a las agencias de viajes, operadores turísticos y profesionales de la industria, quedó claro que Turquía se ha convertido en un competidor al alza en lo que al sector del turismo se refiere. De acuerdo con el informe elaborado por la WTM este país se ha convertido en el octavo destino más visitado por los turistas y empieza a ser el lugar de preferencia de  la población inglesa.

Mientras que en la mayoría de los principales países turísticos han contemplado un descenso importante de visitantes en los últimos meses, lo que ha supuesto dejar de ingresar millones de euros como en el caso español, la península de Anatolia ha experimentado un crecimiento del 1,47%  y se prevé que durante 2010 la afluencia de turistas doble a la media de los países de la Unión Europea.

Kız kulesi // I.Martínez

Kız kulesi // I.Martínez

Durante su conferencia en la WTM el subsecretario del Ministerio de Cultura y Turismo de Turquía, Ismet Yilmaz , señaló que “algunos vienen por el golf en lugares como Antalya (inglés), mientras que otros prefieren el sol, el mar y la arena de la zona de Mugla (inglés). También estamos promoviendo los lugares antiguos en torno a estas áreas de manera que podamos atraer a turistas durante todo el año y no sólo los meses de verano”. Este es uno de los principales objetivos del gobierno turco en relación al turismo, diversicar sus posibilidades para poder obtener beneficios durante los 12 meses.

Yeni Camii y Suleymanye Camii / I.Martínez

Yeni Camii y Suleymaniye Camii // I.Martínez

Estambul (video – 1:13) es una de las referencias del turismo en Turquía, lugares como Üsküdar (video – 4:53) y Sultanhamet son transitados por cientos de turistas cada día. En el año 2008 recibio siete  millones de visitantes y, a pesar de  la  actual crisis el crecimiento sigue siendo positivo situándose entorno al 2%-3% . Además se espera que durante el año 2010 la afluencia de visitantes aumente de manera notable, pues la ciudad se convertirá en Capital Europea de la Cultura (inglés) y será la sede de los encuentros más decisivos del Mundial de Baloncesto 2010 (inglés) que se celebrará en Turquía. Por otra parte, una de las apuestas más interesantes  del Ministerio de Cultura y Turismo en realción a Estambul es el intento de promoverla dentro del entorno empresarial  como una ciudad de conferencias.


Tarsus: la ciudad de San Pablo

noviembre 4, 2009

Ubicada en el sur de Turquía a 20 kilómetros del mar Mediterráneo, su historia se remonta hacia atrás cerca de 9.000 años, siendo siempre un enclave estratégico para los comerciantes de diversas civilizaciones. Fue el escenario de los encuentros  entre Marco Antonio y Cleopatra y la ciudad que vio nacer al apóstol San Pablo de Tarso.

Cataratas del río Cydno

Cataratas del río Cydno // I.Martínez

Un peculiaridad de Tarsus es la gran cantidad de fuentes que el transeúnte se encuentra a su paso. Todas ellas obtienen el agua del Cydno y es casi obligatoria una visita a las cataratas, en turco şelale, que este río forma a su paso por la ciudad. La habitantes de Tarsus se suelen congregar allí durante el verano pues es, con seguridad, el lugar más resfrescante de la zona. Además, las magnificas vistas invitan a disfrutar de un té, posiblemente la bebida nacional del Turquía.

     La historia de la ciudad alcanza hasta el Periodo Neolítico según han revelado diversas excavaciones. Más tarde fue gobernada por los hititas, después por los  asirios y luego formó parte del Imperio Persa.  Alejandro Magno pasó por ella en el 333 a.C; y estuvo a punto de morir cerca en la batalla de Cydnus, en una época en la que la región estaba fuertemente influenciada por la cultura y la lengua griegas. Pasó a manos romanas bajo gracias a Pompeyo, pero no fue hasta el año 46 a.C cuando consiguió la condición de ciudad libre. Como anécdota histórica Tarsus fue recopilada en los escritos del geógrafo romano Estrabón,el cual otorga su fundación a la gente de Argos.

Puerta de Cleopatra

Puerta de Cleopatra // I.Martínez

     Es la ciudad natal de San Pablo de Tarso y es fácil darse cuenta nada más llegar. Las estampas del apóstol inundan los puesticillos callejeros cercanos a los sitios de más interes relacionados con él, como el pozo de San Pablo o la Iglesia.  Durante junio 2008 y 2009 la ciudad se convirtió en un lugar de peregrinación importante debido a la convocatoría del año Paulino por parte de Benedicto XVI.

(Video- 1:54)

     Merece la pena callejear un rato en la zona cercana al pozo de San Pablo para admirar las calles estrechas donde los balcones, revestidos de madera en la mayoría de las ocasiones, parecen casi besarse. Además,  es interesante una visita al Museo, que se encuentra en la actualidad cerca del principal estadio deportivo de la ciudad, y a la calzada romana, conservada en un estado bastante bueno. También, si se dispone de tiempo es aconsejable visitar el American College, el cual admitió por primera vez a mujeres este año (inglés), y que rompe un poco con la arquitectura tradicional del lugar.

Calle y balcones tradicionales de Tarsus

Calle de la parte antigua de Tarsus // I.Martínez

Consideraciones para el viajero

 


Diyarbakir: la ciudad con la segunda muralla más grande del mundo

octubre 28, 2009

Ubicada a las orillas del Tigris, uno de los ríos legendarios que delimitan la antigua Mesopotamia, posee un gran contraste entre la parte antigua dentro de las murallas y la nueva que se extiende fuera de ellas. Es la ciudad más importante  y poblada del sudeste turco, además de un referente dentro de la cultura kurda.

Muralla de Diyarbakir

Muralla de Diyarbakir // I. Martínez

 

Las murallas de basalto negro son uno de sus principales atractivos. Construidas en el siglo IV por Constantino -el  primer emperador que se convirtió al cristianismo (PDF)- han llegado hasta nuestros días después de ser una de las fortificaciones más importantes en la Época Medieval. Bastante bien conservadas, llegan a medir los 1.700 metros de largo de este a oeste, a alcanzar una altura de doce metros y una anchura de cinco. Tiene 16 torres de vigilancia, algunas en mejor estado que otras, y cuatro puertas: Dag Kapi, Urfa Kapi, Mardin Kapi and Yeni Kapi.

urfa kapi

Urfa kapi // Muhammet Gurur Dağte

     La ciudad, que se encuentra en los útimos días en el punto de mira de los medios, como consecuencia del regreso de algunos guerrilleros del PKK (inglés), tiene una población mayoritariamente kurda. Muchos de sus habitantes emigraron desde el campo a las ciudades  durante todo el siglo  XX, aunque esa inmigración aumento de forma considerable en los años 90 como consecuencia de las luchas entre el ejército turco y la guerrilla kurda (inglés). En la actualidad, es una zona totalmente segura para el viajero y  no es necesario tomar más precauciones que las normales durante un viaje.

     Merece la pena visitar  la Ulu Camii, una de las mezquitas más antiguas y más importantes dentro de Anatolia por su arquitectura. Además, si estás interesado en adquirir algun producto típico del área como las alfombras, es aconsejable visitar Hasan Paşa (justo enfrente de la Ulu Camii) donde podeís encontrar de todo. Asimismo, si se dispone de tiempo es recomendable disfrutar de un té negro y de una nargile en las teterías de la parte superior, así como aprender a jugar a la tavla (juego conocido en España como backgammon), mientras escucháis alguna canción dedicada a la ciudad, como la de Ciwan Haco, uno de los cantantes kurdos más populares y respetados.

Entrada de Hasan Pasa

Entrada de Hasan Pasa // I. Martínez

     Asimismo Diyarbakir, cuyo nombre kurdo es Amed, es famosa en Turquía por sus grandes sandías, algunas de las cuales pueden llegar a pesar más de 20 kilos. Es el rió Tigris, de vital importancia para la ciudad y la región, el que hace posible esta producción tan alta y de una calidad reconocida en todo el país.  Si el viajero tiene la oportunidad, es aconsejable que las pruebe, pues son de un sabor esquisito. Como anécdota, durante el mes de septiembre se celebra el Festival Cultural y Artístico, más conocido popularmente como el festival de la sandía.

Consideraciones para el viajero

  • Para llegar a Diyarbakir el mejor método es el avión. Hay vuelos directos desde Estambul y Ankara a diario con Turkish Airliness. Otra opción es el autobus, aunque el viaje es mucho más largo y pesado. Existen múltiples compañías, una de las más recomendables es  Öz Diyarbakir (turco) donde es fácil conseguir descuentos en los billetes, sobre todo para estudiantes.
  • Si disponéis de tiempo es aconsejable un paseo por la zona universitaria que se encuentra fuera de la ciudad. Hay un lugar llamado la colina de los amantes que ofrece una vista panorámica de la ciudad y del río Tigris impresionate. Además, cerca de la entrada hay un café muy bien acondicionado, rodeado de fuentes y pequeños estanques, donde merece la pena descansar un rato e incluso tomar un temtenpié.
  • Un fecha importante es el 21 de marzo, cuando se celebra la Fiesta de la Primavera o Newroz (inglés). Esta puede llegar a congregar a  más de un millón de personas entre los propios habitantes de Diyarbakir y los visitantes.
  • Por si necesitáis más informaicón, la oficina de turismo se encuentra en la Kultur Sarayi en el piso 5-6, y el número de télefono es +90 (412) 221 78 40 – 224 09 30.

 


Mardin: ciudad de mezquitas e iglesias

octubre 20, 2009

Ubicada en una montaña rocosa en el sudeste de Turquía y coronada por un castillo, es fácil verla desde la distancia. Por la noche todas las luces de la ciudad parecen formar una antorcha gigante que te guía hasta sus puertas y te invita a conocer las maravillas que posee.

Museo Arqueológico y Castillo de Mardin

Vista del Museo Arqueológico y del castillo de Mardin // I.MARTINEZ

 Mardin es un crisol cultural, religioso y étnico, cuya historia  remonta sus origentes aproximadamente al siglo IV a.C (texto en inglés), cuando los asirios se asentaron en la zona.  Pero fue Alejandro Magno quién, al conquistarla, la dotó de una categoría mayor convirtiéndola en un enclave estratégico en la rutas hacia Irán.

     En  esta ciudad color miel de calles estrellas y empinadas, habitan turcos, kurdos y árabes;  cristianos ortodoxos y musulmanes, en una armonía casi perfecta que la convierte en un  ejemplo de convivencia interreligiosa. Posiblemente el único, y por otro lado, mayor  problema de la ciudad haya sido el conflicto entre la población kurda y la turca, que parece tener posibilidades de solucionarse gracias a las medidas adoptadas por el Gobierno de Recep Tayyip Erdoğan en estos últimos meses (texto en inglés).

Ne mutlu; Turküm diyene

Lema nacionalista turco grabado en la montaña // I.MARTINEZ

     Esta crispación existente en la  zona queda patente en una frase grabada en la ladera de una de las montañas cercanas a la ciudad, y visible desde  kilómetros de distancia que dice: Ne mutlu Turküm diyene (feliz aquel que  se dice turco) y cuyo destinatario principal es la población kurda y sus ansias de independencia.

     En Mardin, el olor a jabón inunda las calles y los escaparetes de muchas tiendas están llenos de plata, algo normal, pues estos son dos de los productos más típicos. Un paseo por el bazar de la ciudad nos sumerge en el algarabío del compra y venta diario de sus habitantes, además de permitirnos observar como fluye la vida entre las diferentes etnias y religiones. Es sencillo ver a una  mujer árabe con burka, a un cristiano con su crucifijo y a una kurda con esos tatuajes tan comunes en la frente y el mentón. Por otro lado, este multiculturalismo queda reflejado en los casi innumerables tesoros que posee Mardin entre mezquitas, iglesias y madrasas -escuelas religiosas islámicas-. Destacan entre todos ellos la Kasim Pasa Medresesi (texto en inglés), la mezquita Ulu y la Kirklar Kilisesi o iglesia de los Cuarenta Mártires.

P9160258

Iglesia de los Cuarenta Mártires // I.MARTINEZ

     También merece la pena visitar el museo Arqueológico. Está ubicado en un antiguo edificio del patriarcado de la Iglesia Siriaca Ortodoxa (texto en inglés) y contiene una interesante colección de antiguedades de diferentes épocas. Asimismo, la oficina postal de la ciudad es seguramente una de las más bellas de Turquía, pues se encuentra en una residencia del siglo XVII con una decoración majestuosa en sus ventanas.